fbpx

La importancia de un buen checkout

La importancia de un buen checkout

 

Y cómo mejorar la conversión de nuestro ecommerce.

 

Pongamos que has hecho todo lo posible para que la gente haga una compra en tu tienda online: apareces en los motores de búsqueda, tu web tiene un diseño atractivo e intuitivo, tus productos aparecen de forma detallada y no hay duda de su calidad, el cliente potencial ha comenzado a añadir artículos a su carrito… pero, a la hora de la verdad, decide marcharse sin completar la compra.

 

A ver… ¿qué ha pasado aquí?

 

El checkout es uno de los pasos más importantes (además de ser, precisamente, el último paso) para lograr una buena tasa de conversión (CRO). Y, según diversos estudios, la tasa media de conversión de una tienda online es de alrededor de solo un 3%. En este post te daremos las claves para intentar que tu tasa de conversión suba hasta un 10%, ¡o más!

 

A veces infravaloramos esta fase del proceso de compra porque… si la persona que visita nuestro ecommerce ha añadido artículos al carrito y se dispone a adquirirlos, ¿eso significa que está todo hecho, a que sí?

 

Sin embargo, la realidad es que aún podemos perder al cliente debido a diversos motivos: costes ocultos (como el IVA o los gastos de envío), un método de pago no adecuado o que no resulte cómodo para el cliente, procesos de compra demasiado largos… o incluso dificultades técnicas. Todo esto genera en nuestro visitante una triple amenaza: desinformación, distracción y desconfianza.

 

Nuestra intención siempre será hacerle la vida más fácil al usuario, para que pase de cliente potencial a cliente real (y transformar visitas en conversión), reduciendo así el número de compras interrumpidas tanto como nos sea posible. Además, un proceso de checkout que resulte agradable al cliente afianzará su confianza en nosotros y nos aportará valor de marca.

 

A continuación te dejamos unos cuantos consejos y tips a tener en cuenta si quieres que tus artículos pasen de estar en el carrito,… a estar en manos del cliente.

 

 

 

  • Claridad en el proceso de compra

 

 

De nada nos sirve querer “ocultar” los costes extra que contienen nuestros artículos si, al final, vamos a tener que revelarlos igualmente en el último paso. Ponerle precio a un artículo y dar a entender que es su precio final, sin indicar el IVA que se cobrará por él o los gastos de envío pueden desubicar al cliente una vez descubra el precio final. Además, ¿eso queda feo, no? Lo primordial es ser honestos y que el usuario conozca todos los costes lo antes posible.

 

 

  • Etapas de compra claras y concisas

 

 

Distribuir nuestras etapas de compra de una forma secuencial y sencilla ayudará a que el cliente no se pierda, y sepa en todo momento en que paso del proceso se encuentra. Para ello, podemos incluir en nuestra tienda una barra de progreso (lo que se conoce también como “dejar migas de pan”) que lo lleve hasta el checkout.

 

También debemos intentar no distraer al cliente durante el proceso de checkout con ofertas u otro tipo de información (aquí podemos aprovechar para incluir espacios blancos, esconder menús, etc.).

 

Además, nos interesa hacer de este un proceso lo más corto que podamos para perder cuantos menos clientes sea posible durante este “embudo de conversión”. Lo que nos lleva a…

 

 

  • Simplificación de formularios

 

 

Es decir, cuantos menos campos de relleno obligatorio, mejor. Incluso podría decirse que, si tienes campos que no son obligatorios, es porque se trata de información que no te es necesaria para llevar a cabo al comprar… por lo que podríamos eliminarlos por completo.

 

También es útil contar con autocompletado para usuarios registrados o que hayan comprado anteriormente, así como la compra en un click que ofrecen algunos de los gigantes como Amazon.

 

Organizar la información a rellenar por bloques que aparezcan de forma secuencial (dirección de envío, método de pago, etc.) ayudará también a que el usuario no se vea abrumado por tener que introducir demasiada información de golpe.

 

Y os sugerimos indicar también para qué requerimos cierta información (como por ejemplo el teléfono, para que el repartidor pueda contactar con el cliente de ser necesario), lo que aportará una mayor confianza.

 

Finalmente, conviene indicar al usuario cuando se ha equivocado al rellenar el formulario antes de avanzar al siguiente paso (puesto que puede resultar tedioso rellenar todos los campos solo para recibir un error, tener que volver al inicio y ver que, por ejemplo, te has olvidado de introducir tus apellidos).

 

 

  • Guardar el carrito para otra ocasión

 

 

En ocasiones, un cliente visita nuestro ecommerce, comienza a llenar su carrito y está contento con los artículos que ha añadido… pero decide no completar la compra en esos momentos. ¡Ojo! Eso no significa que no quiera finalizar la compra en absoluto. Puede haber muchos motivos para desear hacerlo en otro momento: querer añadir otros artículos más adelante, esperar a tener fondos disponibles, falta de tiempo…

 

Guardar el carrito hasta la próxima visita del cliente (esté o no registrado) le facilitará el proceso, ahorrándole la tarea de volver a colocar todos los artículos de nuevo (lo que podría provocar que acabase por marcharse sin finalizar la compra).

 

¡Ah! Y, por si se les olvida, no está de más contactar con aquellos que hayan abandonado su carrito para recordarles que este los está esperando.

 

Y, hablando de usuarios registrados…

 

 

  • Registro no obligatorio

 

 

Todos sabemos que hay muchos tipos de clientes. Los hay más hábiles con las compras online y los que no tienen tanta experiencia… Los hay quienes confían plenamente y quienes son más recelosos a dar sus datos…

 

O, dicho de otra manera, obligar al cliente a crear una cuenta con nosotros puede ser “la gota que colma el vaso” y hacer que abandone la compra justo antes de finalizarla.

 

Por eso, está muy bien contar con distintas opciones en el checkout para estos distintos tipos de clientes. Permitir a los usuarios finalizar la compra sin registrarse en nuestra tienda, y dando los datos mínimos para que la compra sea efectiva, hará que las posibilidades de que consigamos una conversión con este tipo de clientes sean mayores.

 

Más tarde, una vez finalizada la compra, podemos volver a invitarlo a que se registre. Pero, de este modo, nos aseguramos de que el hecho de tener que registrarse no sea lo que eche la compra hacia atrás.

 

 

  • Distintos métodos de pago

 

 

Todo lo que ofrezca variedad de opciones dará sensación de libertad al cliente, de que está escogiendo siempre la opción que más le conviene en ese momento. Ofrecer distintos métodos de pago (y de envío) nos ayudará con tal propósito.

 

Además, es importantísimo contar con pasarelas de pago seguro, y mostrar siempre que nos sea posible los logotipos y sellos de confianza de las entidades (tarjetas de crédito, PayPal, etc.) con las que colaboremos.

 

Otras formas de dar confianza son ofreciendo protección de compra, informar sobre las devoluciones y reembolsos, contar con un teléfono de atención o chat con empleados, etc.

 

 

  • Optimización para dispositivos móviles

 

 

Por último, y algo que quizás pueda no habérsete ocurrido, está la optimización de nuestra tienda para móviles. Hoy en día, mucha gente prefiere utilizar su dispositivo móvil a la hora de realizar sus compras (lo tienen más a mano, les es más cómodo…).

 

Por ello, hemos de asegurarnos de tener nuestro ecommerce optimizado para navegar desde pantallas más pequeñas. Si no, nos arriesgamos a que un proceso ya de por sí largo y tedioso (¡si es que no hemos seguido las recomendaciones anteriores!) se convierta en imposible al sumarle una web por la que es inviable navegar con facilidad.

 

 

Hemos aplicado todos estos consejos, ¿y ahora qué? Pues que podemos realizar tests A/B para comprobar su eficacia y rendimiento en nuestro proceso de checkout. Esto es, implementar distintas mejoras en dos tipos de checkout distintos que ofreceremos a dos grupos de usuarios para ver cuál de los dos funciona mejor.

 

De igual forma, seguiremos analizando continuamente este paso vital para comprobar qué cosas funcionan y cuáles podemos mejorar.

 

Si aplicamos todos los consejos que hemos mencionado y nos mantenemos alerta sobre cuáles resultan más útiles para nuestro ecommerce en particular, lograremos aumentar la usabilidad y confianza en nuestro checkout, optimizarlo, y así incrementar las posibilidades de obtener una mejor tasa de conversión.

 

Recuerda que en 301lab te escuchamos, así que no dejes de pedirnos una consulta sobre tu negocio online, y aprovecha para pasarte por nuestro Instagram, Facebook y LinkedIn.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Recibe consejos y las últimas novedades para tu negocio

Prometemos no enviarte spam, sólo consejos y noticias de calidad.

Síguenos en las redes sociales

Categorias

Abrir chat
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?